Actualidad

PGE 2019: o cómo repetir los errores de ZP

Los PGE 2019 tan anticíclicos reviven la Administración de Zapatero

No cabe duda de que los PGE 2019 son una clara lucha contra los indicadores económicos. Con esto no se quiere aludir a que el aumento de derechos por ciertos grupos sociales, como el matrimonio homosexual, deba se demonizado. Ni mucho menos, pero sí que es cierto que se necesita priorizar los recursos. Y este es el problema de toda Economía: la limitación o escasez de recursos, ya sea en bonanza o en recesión.

Siquiera hemos salido de la mayor crisis de nuestra democracia cuando en un nuevo gobierno socialista ya se piensa en despilfarrar el erario público y apretar a impuestos a los ciudadanos. Ya comentamos anteriormente la demagogia tras el SMI y el coste que nos supondrían las medidas impositivas de Sánchez. No contento con esto, y ante indicadores claros de desaceleración: bajada del PIB y de sus futuras estimaciones, así como los primeros Eres del año en multinacionales (Vodafone y a la espera de CaixaBank y Ford), Pedro Sánchez decide abogar por el camino con el Zapatero nos llevó a los tiempos más oscuros de nuestra Democracia.

Bankia vuelve a escena

En plena vorágine del juicio de Bankia, plan elaborado por el asesor de confianza de Zapatero, mandado por Elena Salgado y dirigido por el Banco de España solo se toma la cabeza del que otrora fuera el responsable del milagro español. Es cierto que sin ello, España hubiera sufrido aún más que Grecia; pero se engañó a la gente de una manera imperdonable si lo hubiera ejecutado la derecha. Pero esto es otra Intrahistoria que desmenuzaré más adelante.

Por lo pronto, y sin haber malvendido la mitad de las reservas de oro que no esquilmó Pedro Solbes, Sánchez aplica en los PGE 2019 todas las políticas de manual para trabar la contratación, aumentar los despidos o cierres de negocios con dificultades a fin de mes, y lastrar el consumo. La jugada es tan alevosa que asusta. Pretende subirnos los salarios para recaudar más vía aportaciones de empresarios y poder esquilmarnos más. Es decir, nos hará más pobres.

Consecuencias de los PGE 2019

Es muy simple, si de 700 euros, das 900 más; pero aumentas el precio de todo en otro 20%, sabiendo que no todos los contratos son de 8 horas y que con el mismo dinero no se puede acceder a lo mismo en diferentes autonomías, estás creando una inflación artificial que rompe las estadísticas. De esta forma contentas a los reaccionarios mientras empobreces a la población y fomentas empleos más precarios o que una persona deba hacer el trabajo de dos en horarios maratonianos y hasta irregulares. Se viaja de la Economía al sentido común.

Y no se puede sostener un despilfarro, regalando dinero a algunas regiones, a observatorios en su mayoría inútiles a tenor de las estadísticas y con políticas discriminatorias o de intencionalidad política manifiesta cuando hay una deuda galopante que pagar. Máxime, cuando el BCE cerrará el grifo y la guerra comercial entre EE.UU. y China solo favorece a Trump. Una irresponsabilidad.

La deuda es un problema acuciante, al igual que las pensiones, que debemos pagar. ¿Cómo? Apretando el cinturón y ahorrando, ahora que las cosas tienen un horizonte menos macabro. Sí, es cierto, tenemos un episodio de desaceleración; pero ahora es el momento de actuar. De hacerlo ahora, podremos volver a crecer a ritmo superior al 2% los años venideros. De no hacerlo, podemos volver para atrás y revivir algunos episodios negros de la Crisis de la Democracia.

Se gobierna para todos, no para uno mismo en pos del ego y del rencor. La memoria histórica sirve para algunos; pero realmente tienen problemas de Memoria.

Juan Pedro de Frutos
Periodista digital en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *