Economía

La reforma del alquiler encarecerá las precios

Alquiler y mercados: olvidarnos de lo que nos llevó a la Crisis nos aboca a repetir la historia

El mercado de la vivienda vuelve a cambiar. Tras el ‘Decretazo’ del Gobierno, que afectó al aumento de las comisiones para las hipotecas, ahora le toca el turno al alquiler. Se regresará a la situación de partida, lo que anula todos los cambios producidos en la LAU en 2013. En uno de mis artículos en Merca2.es ya señalé las dificultades de la Administración para bregar con las economías colaborativas como AirBnb, hecho que se intensificará gracias a la última reforma.

Cabe recordar que el alquiler se divide en tres segmentos, larga duración -mayor a 11 meses-, de temporada -de 31 días a 11 meses- y turístico -menos de 31 días-. Todos ellos regidos por la LAU, el código civil y, en el caso del alquiler turístico, bajo la tutela de los consistorios en ciertos aspectos. Repasado esto, analicemos cómo afectará al precio de la vivienda esta nueva modificación de la ley.

Incertidumbre y especulación

Anteriormente comentamos en el blog qué afectaba al precio de la vivienda. Es por ello que la eliminación de garantías y una ley que no disuade las ocupaciones llevarán a los propietarios a valorar otras alternativas al alquiler de larga estancia al restar flexibilidad a los acuerdos.

Otro punto importante es que el propietario ya no tendrá la misma facilidad para recuperar su vivienda antes del vencimiento del contrato por causa mayor. Algo que aumenta la incertidumbre para los mismos arrendatarios. Y es que, además, la prórroga de contrato ya no se estipula en un año, sino en tres, y el periodo de notificación se extiende de los 30 días a los seis meses. Incompatible con situaciones en las que la Propiedad requiera disponer de nuevo de su inmueble en caso de necesidad.

Es por que esta incertidumbre, unida a una menor posibilidad de ajustar el precio a la propia demanda -pérdida de poder adquisitivo y competitividad-, generará mayores barreras de entrada para los nuevos inquilinos. Coyuntura que afectará de de lleno a los sectores más vulnerables: jóvenes, familia en riesgo de exclusión y pensionistas.

Menores plazos de alquiler

Desde la modificación, el arrendatario podía excluir por contrato al arrendador del derecho de tanteo en caso de venta de la vivienda. Este elemento generaba una cierta protección a los propietarios, por lo que al desaparecer incidirá qué modalidad de alquiler dispondrá su casa en el mercado, en caso de hacerlo.

Para evitar problemas futuros, los propietarios optarán por fórmulas más cortas y de menor riesgo, pues la LAU protege bastante más a un arrendatario en el alquiler de temporada y turístico. Además, también generan mayores beneficios para la propiedad. De esta manera, se acrecentarán las tensiones por los alquileres de larga estancia.

Menos inmuebles disponibles

El cambio en la ley favorece al inquilino. Especialmente al fijar, en cierta manera, un precio máximo que se mantendrá más tiempo, lo que ocasiona un claro coste de oportunidad para el propietario. Esto supone que en caso de no querer disponer su inmueble para plazos menores a un año, optará por no alquilarlo. Hecho que aumentará el precio de los alquileres.

Juan Pedro de Frutos
Periodista digital en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *