Game Test Station Tecnología

Por esto Final Fantasy VII Remake revolucionará los videojuegos 23 años después

Final Fantasy VII Remake: opinión de la demo y tráiler del TGS 2019

Las aventuras de Cloud y compañía por salvar al mundo de la corporación Shinra y del malvado Sephirot regresan en marzo de 2020; pero ya hemos podido ver la primera muestra de lo que supondrá este Final Fantasy VII Remake en PS4.

Ha habido una prueba pública en una PlayStation 4 por parte de Square Enix en el Tokyo Game Show, con demo para prensa incluida, y lo visto ha sido simplemente asombroso.

Si Final Fantasy VII llegó a nuestra PSX suponiendo una revolución en la industria casi sin precedentes, su Remake va a volver a poner patas arriba este mercado. Tanto es así, que los detractores solo se pueden escudar en su serialización; pero ni con eso han encontrado argumentos para lanzarse como locos a criticar esta obra de arte en su canal de YouTube para volver, otra vez más, a acusar a la prensa especializada de todo menos de objetiva.

Vaya por delante que Final Fantasy VII es uno de los primeros juegos que contiene mi partida en un gameplay para el primer programa de TV que se emitió en España. También por el salto tan brutal a nivel gráfico, narrativo y una mecánica de juego capaz de mantenerte pegado al mando gracias a un sistema por turnos que se acercaba a la acción más de lo que podíamos llegar a imaginar por aquel entonces, pero con un componente táctico que enganchaba.

Aunque el sistema de materias sigue siendo un referente del género, su trama, sufridora de la peor traducción que se recuerda, personajes icónicos y únicos, y una banda sonora que hasta la fecha es el mayor éxito en ventas en lo referido a videojuegos, son otros puntos que han hecho de Final Fantasy un juego que todo enamorado de los videojuegos, crítico o analista de YouTube que se dice entendido debe haber jugado.

Gráficos y gameplay

El apartado gráfico de Final Fantasy VII Remake es sencillamente una obra maestra en la actual generación. Si ya era difícil superar a títulos como el remake de Resident Evil 2, la reedición de la nueva aventura de Cloud deja al equipo de Capcom casi como becarios del equipo de desarrollo de Square-Enix.

Era algo que no podía imaginar. De hecho, descontaba con un dowgrade importante en la versión de PS4; pero por fortuna, me equivoqué. Además, acentúa ese aire ciberpunk pero manteniendo cada detalle del título original. También acentúa ese escarceo con el séptimo arte que ya nos llegó a proponer el original aunque fuera de una manera que luego Kojima la exprimiría como ningún otro desarrollador de videojuegos.

Además, el Gameplay se siente totalmente orgánico, con unas interactuaciones entre personajes muy bien armadas y que funcionan tan bien que asustan. Eso sí, habrá que ver si se mantiene el nivel en el resto de la aventura.

En lo personal, mientras el desarrollo de la aventura sea cerrado, Final Fantasy VII Remake puede funcionar bien serializado. Y esto se debe a que la parte de Midgar de la historia original es un juego diferenciado del resto. Algo parecido a lo que ocurría en el Caballero Oscuro de Nolan, que podíamos ver dos cintas en una.

Lo único es ver cómo se resuelve un avance en materias y habilidades entre cada juego; pero el hecho de mantener los toques originales como el paso por la mansión de Don Corneo es lo que convierte a FF7R en único.

Sistema de Batalla

Espadazos, enemigos y rayos por todos los lados. Es frenético, dinámico y muy visual. Una auténtica delicia. Los escenarios son abiertos, por lo que la cámara minimiza las complicaciones a la hora de los combates.

Además, vistos ambos jefes, se puede ver que cada uno requiere una táctica específica para acabar con él; y eso, de mantenerse así el resto del juego, convierte un combate que puede resultar repetitivo una experiencia única.

Y ese es el miedo, pero también enseñanza de los distintos enemigos de la demo. Mientras que los soldados Shinra son fácilmente derrotados, el armamento mecánico es mucho más duro. Ahora bien, puedes optar por romper su defensa a espadazo limpio o por atacar con la materia elemental a la que es débil.

Junto a ello, los límites, el cambio de personaje en función de las resistencias enemigas a ciertas armas del equipo y un sistema ATB que mezcla la acción con la estrategia de los turnos es toda una genialidad.

De la misma manera que también lo es por parte de Square Enix dotar a Final Fantasy VII Remake de tres tipos de combate: clásico, en el que los personajes actúan por sí solos mientras que nosotros nos preocupamos de actuar una vez completada la barra ATB (como en el original)

El normal, que es el híbrido para el público mayoritario y que se puede convertir en action RPG al implementar atajos de botones. Y por último, el modo fácil.

Asimismo, entre todas las nuevas dinámicas, las invocaciones ya no son una cinemática de un minuto para infligir daño masivo a los enemigos, sino que funcionan como un apoyo más en batalla. Una idea con la que se tuvo un primer acercamiento en Final Fantasy X con Yuna, y a la que se le dio un giro de tuerca en Final Fantasy XIII, pero no ha sido hasta este título en el que la intención de apoyo ha sido tan clara.

Quizá se haya debido a limitaciones técnicas.

Banda sonora

La reinterpretaciones de la banda sonora original son aún más sublimes que las originales. Tanto es así que he reservado una de las versiones para coleccionistas solo por su banda sonora.

Es, junto a los títulos de Hideo Kojima, uno de los exponentes más cercanos al ámbito cinematográfico que existen.

Final Fantasy VII Remake deja en evidencia a vendehumos y charlatanes de YouTube

Como periodista, no solo me veo en la obligación de defender mi trabajo, sino también a mis compañeros. Después de ver las bondades y los menos bueno y mi opinión de este Final Fantasy VII Remake, hay varias cosas que hemos sacado en claro. Sobre todo, por la torpeza reconocida indirectamente por algunos “analistas” Youtuberos, como Sasel o Jino.

Tras ver los distintos tráilers no solo han evidenciado que no han jugado al Final Fantasy VII original, uno de los títulos que presumían conocer a fondo de la época en la que un videojuego era divertimento para meses, sino también un vasto desconocimiento y falta de objetividad.

No solo han evidenciado un odio irracional hacia Sony o la saga más popular de Square-Enix, sino que situaciones o escenas que forman parte del llamado “lore” de los videojuegos como la persecución en moto les había dejado sorprendidos por su aparición y la habían llegado a comparar con la aparecida en títulos bastante posteriores. Tanto es así que han llegado a mentar que de esos títulos menos antiguos es el origen de este “minijuego”.

Torpeza tal que ante la falta de crítica sesuda, y en contra de lo dicho por los periodistas que probaron la demo, achacaron hasta problemas de cámara durante los combates. Charlatanería barata de “gurús” de sofá que siquiera juegan a la mitad de los títulos sobre los que despotrican.

Lo peor de todo es que aún no conozco un título de acción que no llegue a tener problemas de cámara puntuales incluso en escenarios realmente amplios, incluyendo a The Legend of Zelda Breath of the Wild, título que, por cierto, me apasionó como hacía años que no me entusiasmaba un videojuego.

Juan Pedro de Frutos
Periodista digital en Madrid

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *