Actualidad

El ERE de Vodafone y el cambio del modelo productivo

El ERE de Vodafone evidencia un cambio en el mercado

El ere de Vodafone no está motivado por el fútbol, al menos no en toda su extensión. Detrás de ello se esconden argumentos más sesudos que los soltados a viento tras conocerse la noticia. Y es que el mercado está cambiando. Esto queda evidenciado por un cambio en la elección de los consumidores, vía precio, y por la proliferación de nuevas firmas con precio más competitivos. Cabe recordar que actualmente Vodafone cuenta con sus ramas digitales Vodafone-Bit y Lowi.

Este cambio en el mercado, además de una inflación en los derechos del fútbol han propiciado que Vodafone busque un cambio de estrategia. Mientras que Movistar sigue subiendo precios para poder hacer frente al agujero del fútbol, Orange estira su política de precios bajos y la retrasmisión del deporte rey. Es evidente que el ere de Vodafone evidencia la insostenibilidad de la retransmisión futbolística. Un mercado al que la misma LFP pretende desembarcar a través de un streaming propio.

Ahora bien, fuera de la demanda más o menos inelástica del fútbol, para competir fuera de él, no solo vale el contenido. Es por ello que Mas Móvil puede jactarse de su crecimiento. Un aumento de cuota que tiene una cara oculta peligrosa para el cliente: infraestructura de servicio al cliente que por el momento se ve superada a causa del rápido crecimiento.

Por otro lado, pese a la fuga de clientes y a un menor beneficio, Vodafone no cosecha malos resultados. Ha llegado a acuerdos importantes con Amazon y sigue manteniendo la hegemonía de la calidad de su servicio móvil en medio de una restructuración interna tras la fusión con ONO que ya atisba su fase final.

Lo que el ERE esconde

Todo este compendio de razones, junto al aumento del SMI, ha llevado a una decisión empresarial dura. Y no es otra que prescindir del 25% de la plantilla. Abaratar costes requiere digitalización de servicios y prescindir de empleos ‘obsoletos’ o menos productivos. Por supuesto, se crearán otros para encargarse de este nuevo reto, ya sea externos o internos. Lo que es seguro es que la estrategia cambiará.

Es cierto que los despidos son un drama; pero negar que Internet, la regulación, las nuevas tendencias del consumidor y una mayor competencia son una realidad que no podemos obviar. Especialmente en un sector “tradicional” de la época en la que vivimos. Sectores que también buscan maximizar beneficios, externalizan algunos servicios y deslocalizan procesos de producción en países más atractivos fiscal y legalmente.

La principal motivación para un cambio es el precio de aquellos productos que se adapten a nuestras necesidades, y eso ocurre en todos los sectores. La fidelización es el trato y el servicio al cliente: cumplir esas expectativas. La diferencia: Internet.

Por lo tanto, la moraleja es que no siempre es el fútbol. Somos nosotros, nuestras decisiones y la legislación vigente. Y eso pasa también por las acciones del gobierno, como los PGE 2019, y una visión que de verdad entienda la llamada 3ª Revolución Industrial.

Juan Pedro de Frutos
Periodista digital en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *